Conducir en Los Ángeles: LA locura

Sólo en L.A. viven casi 4 millones de personas pero, sorpresa, aquí la vida se hace mucho más allá de estas cuatro paredes. Porque Los Ángeles es la capital de un condado formado por otras 88 ciudades como Beverly Hills, Burbank, Malibu, Long Beach o West Hollywood, que es donde estamos nosotros. Esto quiere decir que no son 4 sino casi 11 millones de personas los que se mueven a diario -y a todas horas- en coche por los cientos de carreteras que cubren esta locura de lugar. Carreteras de tres y cuatro carriles por sentido que generan unos atascos que ni un 15 de julio en la A6 a las 12 del mediodía. Sin exagerar.

El asfalto* de PACOTILLA no ayuda, la verdad.

Bueno, pues por si esto fuera poco, aquí las normas de circulación son algo distintas: te puedes saltar los semáforos en rojo si vas a girar a la derecha. Venga.

Si se quiere girar a la derecha en una intersección, no hay que esperar a que el semáforo se ponga en verde. Basta con ceder el paso a los coches que cruzan perpendicularmente (que igual son 150 de una tacada) y a los peatones, y luego ya se puede girar. Aunque esté en rojo.

– ¿Cómo podemos mejorar el tráfico en una ciudad con 11 millones de personas PETADA de atascos?

– Que se salten los semáforos en rojo… pero sólo si giran a la derecha y han cedido el paso.

– Sí. Tiene sentido.

Pues esto lo descubrimos ayer. Hasta entonces esperábamos pacientemente… bloqueando a todos los que venían detrás y provocando unas pitadas que ni soltando desnudo a Cristiano Ronaldo en mitad del Camp Nou haciendo peinetas un 11 de septiembre.

Una cosita más sobre los semáforos: NO están en “tu lado” de la acera sino en el de enfrente, como en la foto:

semáforo

Esto es importante porque si está en rojo hay que acordarse de parar en el primer cruce, no bajo el semáforo (porque está al otro lado).

Ah, y otra cosita más: los nombres de las calles van al contrario que en España. ¿Veis el cartel de Ocean Park? Esa calle no es en la que “vamos” nosotros sino la perpendicular.

¿Y no puedes usar transporte públicPUM, MUERTO. Aquí NO HAY transporte público como lo entendemos en España en cuestión de eficacia porque la inversión en infraestructuras es muy baja. La misma ruta en coche (23 minutos**) y en transporte público (1 hora 13 minutos):

                      coche      autobus

Así que si venís a Los Ángeles y pensáis hacer vida…

1. Necesitáis coche.

2. Debido al tráfico, sólo podréis hacer dos planes al día: uno por la mañana y otro por la tarde.

3. Podéis saltaros algunos semáforos pero no servirá de nada. Cuando giréis seguirá habiendo tráfico.

4. Ojo con picarse en la carretera. Aquí la gente VA ARMADA.

RESUMIENDO:

Conducir en Los Ángeles equivale a jugar al parchís con tres señoras gagás de 90 años en una partida donde no puedes ganar, no puedes empatar y no puedes abandonar.

*”Asfalto” por decir algo, porque aquí lo que se lleva es el bloque de hormigón a cascoporro y, si puede ser con bien de baches y grietas, mejor. De hecho, la primera sensación al conducir sobre este tipo de suelo es pensar que has pinchado una rueda. Si os pasa, tranquilos. Es el asfalto. ESE asfalto.

** “23 minutos” LOS COJONES 33. A lo que diga Google Maps o el GPS hay que sumarle, como mínimo, otros 30 minutos.

Anuncios