Encuentro con… Jeff Melvoin. El showrunner.

En los corrillos de guionistas españoles lleva tiempo comentándose: el hecho de que los showrunners (máximos responsables de las series) sean guionistas es uno de los factores diferenciales de la industria televisiva estadounidense. Y no se trata de una cuestión de poder -aunque lo cierto es que tienen tanto que a veces ellos mismos se ruborizan al contarlo- sino, como nos señaló Jeff Melvoin, de que quien lleve la batuta en una serie sea alguien que tenga todos los capítulos en la cabeza, hasta los que solo se han esbozado en la sala de guionistas.

20091214011522!Northern_Exposure_titoli

Y después de este párrafo que podría ser el slogan de una manifestación de guionistas* empecemos por el principio: ¿quién es Jeff Melvoin y cómo dimos con él?

Un compañero de la universidad que estudió guión en Los Ángeles nos puso en contacto con uno de sus profesores allí, también guionista y de los buenos. Por temas de calendarios, ese guionista no pudo quedar con nosotros pero nos puso en contacto con un conocido suyo: Jeff Melvoin. Solo con ver en IMDB que había escrito en series como Alias, Doctor en Alaska, Canción Triste de Hill Street, Picket Fences y Remington Steele nos volvimos locos. ¿Nos valía para el proyecto? ¿HOLA? ¿¡Doctor en Alaska y Canción triste de Hill Street!? CLARO QUE SÍ.

Fijamos un día y una hora para la entrevista y, como teníamos la mañana libre, aprovechamos para visitar el WGA. Mientras esperábamos a que nos recibieran echamos un vistazo a algunos ejemplares de Written by. ¿Y adivináis quién aparecía en una de las portadas? Shonda Rimes, pero no viene a cuento. ¿Y en otra de las portadas? Jeff Melvoin. ¡PUM! LOST.

Resultó que no solo era guionista sino un reputado showrunner (IMDB es traidora en este sentido, porque no especifica si alguien es o no showrunner) y, además, el encargado del programa de formación de showrunners de la WGA. Ese hombre era el MAESTRO JEDI DE LOS SHOWRUNNERS. Había formado a gente como Scott Gimple (The Walking Dead) y Veena Sud (The Killing). De ahí que la propia Kim Myers alucinara con que esa misma tarde fuéramos a ir a entrevistarlo en su propia casa.

la foto (7)

Hemos de decir que saber esto no jugó a nuestro favor, nos pusimos bastante nerviosos. Por esto, porque se había leído nuestro proyecto hasta la última línea de la bibliografía y porque para colmo el tráfico de LA hizo de las suyas y llegamos tarde a la cita en su casoplón.

Pero llegamos, y el tipo fue SUPER AMABLE con nosotros: nos tenía preparado un montón de material de primera clase como calendarios de guión y producción de Urgencias, El Ala Oeste de la Casa Blanca y Army Wives -su serie actual-, ejemplos de escaletas, de notas a guión y a montaje -productores y directores del mundo, tomad nota de esta aplicación-, fotos de salas de guionistas, y lo más importante: un power point con el que nos resumió sus clases en el programa de showrunners. Ahí, en directo, solo para nosotros. EN SU CASA. Para que os hagáis a la idea, acabó así su charla con un “…y básicamente os acabo de contar todo lo que sé”.

showrunner

¿Y qué es todo eso que sabía? Pues desde el nacimiento de los formatos televisivos tal y como los conocemos -y de su herencia directa no del cine sino de la radio y cómo eso había afectado a la propia profesión de guionista-, hasta el proceso de creación y venta de una serie en EE.UU., pasando por el porqué del nombre de showrunner: una vez que vendes un piloto, más te vale echar a correr. De hecho, el logo del programa se basa precisamente en eso.

Nos habló de su mantra como showrunner: entregar GUIONES DE CALIDAD, A TIEMPO. Cumplir esto es clave para el éxito de cualguier proyecto.

Además nos expuso las cualidades que debía tener alguien que ocupase ese cargo y nos habló de lo difícil que era conseguir que un guionista las adquiriese… porque porque un guionista tiende a ser egoísta, individualista, caótico… y un showrunner tiene que ser todo lo contrario.

También nos relató punto por punto cómo es un día tipo en la agenda de un showrunner, con ejemplos concretos y reales de experiencias que él mismo había vivido a lo largo de su carrera. Y la verdad es que hablamos de muchísimas más cosas que nos vamos a guardar para el libro.

¿Y cómo se llega a showrunner? Pues hay cuatro vías fundamentales:

  1. Creando tu propio show.
  2. Ascendiendo dentro de una serie.
  3. Siendo contratado para apoyar a un showrunner con poca experiencia.
  4. “Heredando” el cargo de un showrunner que no funcione para el puesto.

Y antes de irnos, una nota sobre el tema de LLORAR: dan ganas**, está claro, pero no nos llevemos las manos a la cabeza porque en España TAMBIÉN tenemos muchos productores ejecutivos que son guionistas.

PD: Sí, nosotros también queremos hacer el Showrunner Training Program… pero hay unos cuantos requisitos: hay que ser miembro del WGA -luego haber trabajado unos tres años como guionista en EE.UU.- y tener una buena lista de créditos a las espaldas -ser writer-producer como mínimo o incluso haber sido showrunner- o contar con el compromiso firme de un estudio o cadena a comprarnos un piloto. Eso y cartas de recomendación, además de superar una serie de entrevistas personales.

*Y pésimos escritores de slogans.

**Dan Ganas parece nombre de actor sueco, ¿no?

Anuncios