The way to this tent (en el rodaje de The Bridge)

“I am really impressed that you made all your way to this tent”. Estoy muy impresionado de que hayáis hecho todo el camino hasta esta tienda. Esto nos dijo un productor del estudio de The Bridge cuando nos encontró sentados y con los cascos puestos frente al combo del rodaje de la season finale (final de temporada) de la serie. Y no era para menos. Nosotros también lo estábamos.

De todos los millones de e-mails que hemos enviado contando nuestro proyecto, la respuesta de Elwood Reid, showrunner* de The Bridge (serie revelación del verano), es quizá una de las más divertidas y locas que hemos recibido:

“Making contact. E.”

Como decimos, hemos escrito millones de mails, y los nombres de los guionistas americanos no son precisamente fáciles de recordar, por lo que ese desconcertante “making contact” estuvo a punto de ir a la bandeja de spam. Pero no lo hizo. Uff…

A esas alturas de nuestro viaje empezábamos a tener la agenda bastante llena, así que lo de Elwood Reid (que tampoco sabíamos que era showrunner*) se quedó varios días en asuntos pendientes sin contestación. Al final conseguimos cuadrar una fecha para vernos en el rodaje de la serie, justo entre la entrevista a Lawrence Levy y otra que contaremos más adelante.

Y allí nos plantamos, en el rancho de rodaje Agua Dulce situado en… pleno medio del desierto. La orden de rodaje decía estrictamente “no cámaras, no móviles”. Pero mientras esperábamos a nuestro amigo Elwood (porque es nuestro amigo) nos saltamos la norma y conseguimos fotografiar de estrangis esto:

la foto

No, no es ningún spoiler de The bridge. Es un set que estaba en el rancho por otro rodaje y que a nosotros nos gusta pensar que es de Lost, así que no no vamos a esforzarnos en desmentirlo.

Tras esperar un rato frente al trailer de Elwood (sí, sí, el TRAILER donde tenía una especie de camerino junto al del productor y el director) nos enviaron en furgoneta al set. Nos recibió la asistente de Elwood (sí, sí, su ASISTENTE), nos dio nuestros cascos y nos cedió dos sillas en la tienda de campaña donde estaba el combo, la directora del capítulo y la prota de la serie: Dianne Kruger. Nosotros, como comprenderéis, nos dejábamos llevar.

   the bridge    the bridge 3    the bridge 2

Poco a poco la gente de la tienda se fue presentando: la script, el dire de foto (cuyo nombre, Attila Szalay, es digno de villano de Bond), Dianne (no, Dianne no es nuestra amiga), el director’s shadow (¿se puede tener un título que mole más dentro de un rodaje? Sobre todo cuando tu función allí es fundamentalmente aprender, de ahí lo de “sombra del director”), el sparring de Dianne (momento impagable éste, en el que Josep le pregunta cuál es su función en el rodaje para romper el hielo y socializar un poco y él contesta directamente que asesorar a Dianne sobre el autismo porque es AUTISTA. Silencio tenso e incómodo. Glups). La asistente les explicó que éramos amigos (AMIGOS) de Elwood, un tipo al que no conocíamos más que de dos escuetísimos mails, y nosotros sonreíamos, asentíamos… y nos dejábamos llevar.

Y por fin llegó el señor Reid. Enorme, como un armario, encarnando al perfecto capitán del equipo de fútbol. De hecho, fue jugador de fútbol americano. Y resultó ser igual de escueto en persona: pocas palabras, directo, sin tonterías. Pero en lo poco que habló nos invitó a ASISTIR EN LA PRÓXIMA TEMPORADA TODO EL TIEMPO QUE QUERAMOS A SU WRITERS’ ROOM (que esta temporada ya había acabado). PUM. No nos hemos ido de L.A. y ya se cuece el retorno.

Y ahora sí, vamos a hablar un poquito de guión y del guionista en el rodaje. Ya lo mencionamos en el post de Baby Daddy, pero no es solo una cosa de sitcoms con público y de ver si funcionan los chistes. Elwood Reid, como guionista y showrunner, estaba allí sentado en la tienda, con sus cascos, con su silla de director con su nombre, y la directora le hacía notar planos y aspectos del rodaje bastante a menudo. Cuando le preguntamos por la necesidad de estar en el rodaje, fue tajante: “A veces es tedioso, pero no es lo mismo ver un guión en papel que en el set. A veces te das cuenta de que tu escena no funciona del todo y hay que reescribir durante el rodaje. Lo que funciona en papel puede no tener sentido en pantalla. Tienes que estar seguro. Otras veces alguien puede no entender el significado de algo, una frase, una acotación… Estás ahí para resolver dudas”.

De hecho, Elwood salía de la tienda y entraba cada dos por tres para hablar con la gente del set, hacía una sugerencia a la directora: “¿Por qué no pruebas a hacer una toma con menos acción?”, atendía a los actores: “Sólo para tenerlo claro. La frase verdaderamente importante de esta escena es ésta, ¿verdad? (Diane Kruger)”. Y entre directriz y directriz, nos seguía explicando: “Pero no es una cuestión de poder. No se trata de imponerme al director. Éste es su hábitat y su capítulo. Es una cuestión de cooperación. Lo mismo ocurre en todas las fases de la producción: casting, rodaje, montaje… al fin y al cabo son otras formas de escribir, y es bueno que lo haga la misma voz“.

En una de las ocasiones en las que Elwood se fue de la tienda, apareció un señor con pelo canoso y guayabera de seda color salmón que bien podría haber sido secundario de Los Reyes del Mambo, y que parecía un jefazo del estudio o algo parecido. Un poco Charlie Skinner de The Newsroom pero más informal. Se acercó a presentarse, a contarnos que llegaba tarde porque el dueño del rancho tenía muchas historias que contar, y a interesarse por quiénes éramos y qué hacíamos allí. Cuando le dijimos que éramos guionistas españoles investigando, y que estábamos allí porque habíamos escrito unos cuantos mails, él sonrió y asintió: “I am really impressed that you made all your way to this tent“. “Nosotros también”, contestamos. Y añadió: “Una vez cuando era joven conseguí colarme hasta la cocina de un rodaje. Los productores se quedaron tan impresionados por como había sido capaz de saltarme toda la seguridad y llegar hasta allí que me contrataron”**.

En un mundo ideal, ese señor habría continuado con algo así como “me recordáis a mí cuando era joven. Firmad aquí, son vuestros nuevos contratos”. Pero no. Eso sólo ocurrió en nuestras cabezas. Lo que pasó de verdad fue que acabamos de ver el rodaje y fijamos una fecha para hablar con más calma con Elwood Reid sobre su trabajo, visión de la industria, organización de equipos de guión, etcétera. Y vaya si lo hicimos. Lo contaremos más adelante.  Si nos apetece. Y nos apetece.

Bromas aparte, Elwood Reid es uno de los guionistas más interesantes que hemos conocido, una persona encantadora, y le estamos super agradecidos.

*Es curioso que aunque el showrunner sea el máximo responsable de una producción y que ese concepto (showrunner) se maneje de manera formal en toda la industria, no aparezca como tal en IMDB o en los títulos de crédito de una serie. Así que apuntadlo: si aparece como creador, es showrunner, a no ser que se trate de una adaptación o le hayan despedido.

**Después de este post de Objetivo Writers Room hubo una oleada de saqueos en los rodajes de Hollywood.

Anuncios