Encuentro con… Tim Sexton (Hijos de los Hombres)

Porque no solo de guiones viven los guionistas, hace dos años Teresa trabajó como asistente de uno de los productores ejecutivos durante la preproducción de la película Libertador, que se estrena próximamente. El guionista de esta película es Tim Sexton lo es también de Hijos de los Hombres, y reside en Los Ángeles.

Aunque en principio Sexton viene del cine, algo que no contemplaba nuestro proyecto, contactamos con él para reunirnos nada más llegar a Los Ángeles, contarle lo que queríamos, y ver cómo podía ayudarnos. Así lo hicimos, pero durante dos semanas no contestó a nuestros mensajes de móvil. La tercera semana descubrimos por qué: vive en un cañón, con prácticamente nula cobertura.

Tim es muy parecido a la idea que todo el mundo tiene de un guionista: vive bastante aislado, tiene una habitación que sólo usa para escribir -de hecho es una especie de cabaña apartada de la casa, parecida a la típica cabaña en un árbol- en la que pasa muchas horas, y no le gustan las distracciones. Además de eso, debe de ser un padre increíble, porque tiene su estudio plagado de notas de su hija diciéndole todo lo que le quiere.

Nuestra reunión con él fue muy breve. Estaba con dos proyectos en marcha (y confesó que hacer varias cosas a la vez no se le da bien), y pendiente de varias llamadas. Como para cuando pudimos quedar con él ya estábamos a punto de irnos de Los Ángeles, y no daba demasiado tiempo a nuevos contactos con guionistas, aprovechamos para preguntarle sobre una idea que había surgido en varias de nuestras conversaciones con guionistas de televisión: que el papel del guionista en el cine de Estados Unidos es más parecido al del guionista-no-productor-ejecutivo de nuestras series, con menos peso en la producción que el director o un “productor productor”. O incluso a veces con nulo: no es bien recibido en el rodaje, a menudo tiene que hacer cambios que vienen del director sobre los que no se le consulta, y por supuesto tampoco tiene opinión sobre casting, estética, localizaciones… una vez entrega el documento, deja de ser dueño de su trabajo, que pasa a manos del director. Y la prueba son los pocos nombres de guionistas que conoce la gente*.

Es cierto que el propio Tim es una excepción con su Libertador, puesto que Alberto Arvelo, el director, compartió con él -y Teresa es testigo- horas de escritura, y le dio voz en el proceso de casting, recortes del guión por motivos de presupuesto, etc. Según lo describe Tim, esa conexión es tan poco corriente como necesaria: “El cine estadounidense de hoy está dominado por otras fuerzas que no son las buenas historias: las corporaciones fabricantes de juguetes, por ejemplo, suelen tener mucho más peso”. Comparte la significativa idea de que las series, donde el guionista está al mando, están ganando la batalla al cine, superándose día a día en los contenidos y conectando mucho más con el público. Y está convencido de que en Europa no tardará en ser norma, en imponerse: “En los países nórdicos e Inglaterra ya se han dado cuenta”.

Tim está pasándose también al entorno dorado de la televisión. Justo hoy se ha publicado la noticia de la luz verde para el rodaje de un piloto que ha desarrollado para Lifetime: The Lottery. Y está preparando un proyecto histórico de miniserie de 6 capítulos para ABC: la historia de la anexión de la Alta California y el nacimiento de Los Ángeles contado desde el punto de vista de los mexicanos. Como puede deducirse, el proyecto tiene el idioma español muy presente, una tendencia al alza en las series estadounidenses***. A pesar de su aspecto muy americano, Tim habla un perfecto español mexicano. Motivos personales y reservados.

Hablamos con él también sobre su carrera. ¿Cómo decidió ser guionista? Porque se dio cuenta de que no había muchas más cosas que se le dieran bien (aunque lo cierto es que también trabaja y mucho como periodista y ensayista). Nos encantó cuando nos enseñó un enorme montón de guiones, unos 20, todos con el título escrito con grueso rotulador en el lomo. Y nos dijo: “Escribí esto durante muchos años. -Señalando la mitad- De aquí para abajo, todo basura. De aquí para arriba, medio decente. Y tengo otro montón más o menos igual en casa”.

Guionistas del mundo que hemos escrito uno o dos guiones y echamos pestes del mal gusto y el poco criterio que tienen los productores, aprendamos. Tanto a hacer autocrítica, como a escribir como cosacos.

*Hay una gran excepción: Aaron Sorkin**, que sale en la mayoría de las conversaciones con guionistas. Mister Sorkin lleva el papel del guionista-al-mando también al cine, porque él lo vale.

**El colmo: un asterisco dentro de otro asterisco. El sistema de trabajo en el equipo de guión de The Newsroom próximamente en el blog. ¿Creíais que se había acabado lo bueno?

***Dedicaremos un post a esto.

Anuncios