ENCUENTRO CON… JOSÉ ARROYO. 20 años escribiendo, 10 cobrando por ello.

José Arroyo es guionista en Conan, programa del que ya hemos hablado por aquí. Lleva once años escribiendo para él, así que sobra decir* que el tiempo que nos dedicó y la experiencia que compartió con nosotros valen oro.

Encuentro con... José Arroyo

En otros posts ya hemos comentado lo difícil que puede llegar a ser acceder a una industria tan competitiva y masificada como la americana, y José es un buen ejemplo de ello. No basta con tener talento: hay que perseverar. De ahí la primera frase, que es con la que él mismo nos habló de su carrera: veinte años trabajando, diez cobrando por ello… y antes otros diez de perseverancia, formación, y trabajo duro. Mereció la pena.

“Es que allí pueden hacer humor con lo que sea pero en EspNO. ALLÍ TAMBIÉN TIENEN SUS COSAS

Una de las quejas que solemos repetir los guionistas españoles -especialmente en comedia- tiene que ver con la limitación de temas sobre los que podemos escribir. Monarquía, marcas comerciales, humor negro… ya sabéis. Pero ojo, tampoco nos llevemos las manos a la cabeza: tenemos la industria y el país que tenemos, y en todas partes cuecen habas. Allí también, y José nos puso un ejemplo:

El caso de Trayvon Martin copaba las portadas así como el polémico fallo del jurado. No era la primera vez que en la corte de Florida la liaban parda. De hecho, entre la gente del país tiene fama de soltar a acusados que deberían estar en la cárcel (“deberían” entendido como “la opinión popular cree que”). Como muestra, otro ejemplo. Total, la actualidad, política y polémica ponían en bandeja un sketch, parodia, burla… sobre la corte de Florida y la función o valor de los jurados populares. Pero en el programa se decidió no tocar nunca ese tema. Lo dicho: ni somos los únicos a los que nos ponen trabas, ni “allí pueden escribir y hacer humor sobre lo que sea”.

¿Cómo decís “ghost writer”?

Y ahora viene la anécdota en la que quedamos como idiotas. Hablábamos de lo anterior, de lo serios que son los temas del racismo y las minorías en EE.UU., y saltamos a lo de los diez años escribiendo sin firmar.

JOSÉ: Trabajé como “ghost writer”. ¿Entendéis el término? Es cuando escribes pero otro firma por ti. ¿Cómo decís eso en español?

TERESA Y JOSEP: (En voz baja) “Negro”.

Vale. Te cuentan lo importante y serio que es todo lo anterior en EE.UU. y vas tú un segundo después y sueltas que en España llamamos “negro” al que escribe sin firmar. Irónico, ¿no? En realidad NO. La ironía no es eso. A ver si empezamos a usar bien ese adjetivo. Gracias.

Volviendo al tema, con José hablamos además sobre su carrera profesional escribiendo para Dennis Miller Live, Politically Incorrect with Bill Maher y los tres programas de Conan O’Brien (Late Night, Tonight Show y Conan); de la buena fama que tiene éste último en la industria (por lo visto hay un dicho en la profesión: “Todos se marchan de XXXX pero nadie lo hace de Conan”**); sobre cómo suele organizarse un equipo de guión en un late night americano; sobre la posición en la industria de los guionistas de programas frente a los de ficción (a todos nos suena); sobre las fuentes de inspiración y de dónde suele salir la comedia en este género televisivo; sobre cómo afecta todo lo anterior a la escaleta… y bueno, de unas cuantas cosas más durante una comida en la cafetería de los estudios de Warner Bros, que es donde se graba el programa. Y ahora, un sketch para aligerar un poco:

Quizás la idea que más planeó durante todo el encuentro fue acerca de lo complicado y exigente que es escribir comedia. Otro dicho muy común allí es que “escribir comedia es como estar casado con una ninfómana: es divertido las dos primeras semanas”. O en las propias palabras de Arroyo, “cuando quieres [escribir comedia] es una delicia, pero cuando lo tienes que hacer… ya es más difícil“. Totalmente de acuerdo: escribir humor cuesta mucho.

Y paramos aquí, que ya es tarde y esta gente querrá irse a su casa. Por cierto, contactamos con José gracias a Antonio Castelo y Jonás Porcar, así que gracias desde aquí a ambos.

GRACIAS.

*Sobra, pero aún así lo decimos.

**Nos reservaremos por ahora el nombre del programa que ocultan las equis para dar un poco más de intriga al libro***.

***Sí, sí, LO SABEMOS.

Anuncios