CASTING DE GUIONISTAS

No es un anuncio. Ni un título llamativo que nos hayamos inventado para este post*. De las largas conversaciones sobre guión que mantuvimos en Los Ángeles, en varias se utilizó esta expresión para referirse a la formación de un equipo. Hablaban de la necesidad de valorar en el arranque de cada temporada qué tipo de guionistas se necesitaban, qué podía aportar cada miembro y cómo se complementarían.

Michael Gunn, guionista de The Newsroom, nos contaba cómo Aaron Sorkin elegía a los guionistas: a algunos porque sabían de política, a otros porque tenían ideas contrarias a las suyas y eran buenos argumentándolas, otros porque eran buenos escribiendo comedia, etc. Elwood Reid, showrunner de The Bridge, nos contó que en su equipo había escritores procedentes del mundo de la novela y del teatro. Jeff Melvoin, showrunner de Army Wives y director del programa del WGA de formación de showrunners, nos decía que no acude a su “agenda” de contactos sino que prefiere leer los últimos pilotos que circulan por el mercado**. Nelson Soler hablaba también de la importancia de seleccionar cuidadosamente al equipo, sobre todo cuando le preguntábamos qué haría si tuviera que escribir en el mismo tiempo capítulos de 70 minutos (su respuesta: elegir a los mejores escritores). Lawrence Levy lamentaba que se estuviera perdiendo la sana costumbre de encargar en cada temporada capítulos a guionistas freelance que propusieran ideas frescas y novedosas.

Lucas_and_Abrams

En un país con tantas religiones, razas e ideologías diferentes, y en una industria a la que miles de personas sueñan con entrar, las posibilidades de elección son infinitas. Y además lo son porque existe la especialización y se valora e identifica quién es bueno en diálogos, en personajes, en comedia, procedimentales o, como Elwood Reid, en otros tipos de escritura.

Por supuesto que los equipos también se forman por curriculum y con guionistas con los que el showrunner ya ha trabajado antes, y cuya forma de escribir y de trabajar en equipo se ha testado. Por supuesto también que, como en España, al final cada showrunner tiene su propia forma de hacer las cosas. Pero como se trata de equipos, todos recalcan la necesidad de variedad, de introducir nuevas voces y, sobre todo, de enriquecer con diferentes aportaciones el resultado final de la serie. “Lo importante es hacer el mejor show posible”, algo que se repitió en muchas conversaciones.

Pero ojo, esto no responde tanto al altruismo, a la conciencia de que es importante dar oportunidades a la gente (eso se lo dejan al departamento de minorías del WGA, que vela por la integración de etnias, mujeres, diferentes orientaciones sexuales, etc.), como a que un showrunner es mitad guionista y mitad productor en un país en el que la mentalidad de empresario se lleva en el ADN. ¿A qué responde entonces? A un principio básico, que hace poco salió en una conversación  de Teresa con Aitor Gabilondo, uno de los guionistas/productores ejecutivos de moda: “Si las series las escriben siempre los mismos, se acabarán pareciendo demasiado entre ellas”. ¿Y si funcionan qué más da que se parezcan entre ellas? Más allá del amor de cada uno por las historias, de nuevo la respuesta está en la mentalidad empresarial: la diferenciación es una estrategia de negocio más a largo plazo que la copia.

Un último apunte: una de las salas de guionistas donde logramos entrar fue la de Bates Motel. Los showrunners de la serie, Carlton Cuse y Kerry Ehrin. Y el resto del equipo de guión eran todo mujeres. Cuando Teresa le dijo a Carlton Cuse: me sorprende gratamente que todo el equipo esté formado por mujeres, Carlton Cuse respondió, con esa imponente forma de hablar que da un poco de miedo: “Yo no lo soy”. Y luego aclaró, ya en serio***: “Es algo que no hice a propósito. Simplemente salió así”. Nos pareció una actitud de verdadero compromiso con la igualdad (no dejéis de leer el post de bloguionistas de ayer).

*De hecho, de la suma “casting” y “guionistas” sale una imagen horrible de gente con barba, moleskine y bolsas de la FNAC debatiendo sobre True Detective NADA atractiva.

**Esos que todo guionista aspirante a trabajar en el mercado estadounidense tiene que tener escritos (ver este post).

***Más.

Anuncios